La ciudad de 15 minutos

15 minute city Blog

La ciudad de 15 minutos

La ciudad de 15 minutos 800 800 Cristina

Estamos siento testigos de un cambio profundo en la forma en que las comunidades viven y trabajan. Y la vida en proximidad y los desplazamientos diarios de máximo 15 minutos podría ser uno de los legados más dramáticos y duraderos de la pandemia. 

La inversión en desplazamientos en las principales ciudades del mundo son notablemente similares. Las investigaciones muestran que ya sea que se encuentre en Londres, Nueva York, Berlín o Madrid, es probable que esté sentado en un coche, autobús o tren entre 45 minutos y una hora en su camino hacia y desde el trabajo todos los días.  ¿Es esto sostenible para las personas y para el planeta? Posiblemente no, de ahí una nueva filosofía de planificación urbana radical conocida como la “ciudad de los 15 minutos”.

¿Por qué hablamos de esto en nuestro blog? Por varios motivos:

  • La sostenibilidad es uno de los valores que compartimos en nuestra comunidad. En nuestros espacios coworking implantamos medidas eco-friendly (reciclaje, suministro de electricidad de origen renovable, etc.) y estamos al día de nuevas formas de hacer que ayudan a nuestro planeta. La ciudad de 15 minutos es una de ellas.
  • Los espacios coworking de barrio juegan un papel clave en esta transformación, puesto que dan una alternativa a los trabajadores y a las empresas con un lugar de trabajo adecuado y cercano a su lugar de residencia que compatibilizar con los desplazamientos a la empresa que son necesarios.
  • Valencia cuenta con unas condiciones óptimas para hacer realidad ese mágico cuarto de hora. Valencia, por su tamaño, permite abarcarla en paseos no demasiado prolongados; su orografía, la planicie, facilita el desplazamiento tanto a pie como en bicicleta o en patinete; hilos conductores, canalizadores naturales de las personas, como el viejo cauce del río Turia, que atraviesa la ciudad de este a oeste, también facilitan esa comunicación urbana.

¿Qué es una ciudad de 15 minutos?

La teoría de la ciudad de 15 minutos fue ideada por el profesor Carlos Moreno de la Sorbona. En pocas palabras, una ciudad de 15 minutos es un lugar donde todo lo que necesita un residente, no solo desde su lugar de trabajo, sino también desde todos los servicios y lugares de ocio que necesita semanalmente, se puede alcanzar en un cuarto de hora a pie o en bicicleta.

Una de las primeras seguidoras del concepto de Moreno fue Anne Hidalgo, alcaldesa de París. En su exitosa campaña electoral de 2020, adoptó la Ciudad de los 15 minutos como política central. La visión de Moreno es que, gracias a una vida más localizada, la gente de París disfrutará de un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida, se conectará más profundamente con sus comunidades y ayudará a reducir las emisiones de carbono.

Ahora, el concepto de ciudad de 15 minutos, respetuoso con el medio ambiente, sostenible y que mejora la salud encuentra cada vez más apoyo en todo el mundo, con ciudades como Milán, Edimburgo, Seattle y Valencia trabajando para desarrollar la idea de un futuro pospandémico más inteligente. “A medida que las ciudades trabajan hacia la recuperación de Covid-19, la ciudad de 15 minutos es más relevante que nunca como principio organizador para el desarrollo urbano”, dice C40, una red de casi 100 alcaldes de megaciudades de todo el mundo.

Trabaja donde vives

Pre-pandemia, la dificultad de encontrar una viviendas cerca de muchos lugares de trabajo es un desafío al concepto de la ciudad de 15 minutos; diferencias entre el lugar de trabajo de cada uno de los convivientes, las necesidades familiares y sociales o el precio son aspectos que no siempre están alineados. Sin embargo, a raíz de Covid-19, el surgimiento del modelo de trabajo híbrido ha hecho que cada vez más empresas se den cuenta de que existe una tercera opción: una más allá de simplemente trabajar desde casa o basar al personal en una oficina central: los espacios coworking flexibles.

El modelo “hub-and-spoke” (matriz + satélites) permite a los trabajadores la flexibilidad de asistir a reuniones colaborativas cara a cara en la sede de una empresa, pero también para ubicarse en un espacio de trabajo flexible más cercano a casa cuando trabajan solos. Esta forma de trabajar será crucial para ayudar a establecer el mundo del desplazamiento diario de 15 minutos.

Incorporando el concepto en el mundo

Además de París, como comentamos anteriormente, en los EE. UU las ciudades como Seattle, San Francisco, Portland o Texas, están adoptando el estilo de vida de la ciudad de 15 minutos. Las grandes empresas están estableciendo espacios de trabajo en ubicaciones suburbanas en lugar de en el centro de las ciudades, lo que permite a las personas trabajar más cerca de donde viven. Pero este no resuelve el conflicto de qué sucede cuando los convivientes trabajan en empresas con sedes en lugares diferentes o cuando su deseo es vivir en otra zona de la ciudad. 

En el Reino Unido, Brighton es un gran ejemplo del éxito del concepto. Las populares zonas residenciales de la ciudad costera se encuentran a poca distancia a pie o en bicicleta de las principales zonas comerciales, servicios y lugares de entretenimiento de la ciudad, así como de la playa. El Ayuntamiento de Ipswich ha presentado recientemente planes para convertirse en la primera “ciudad de 15 minutos” del Reino Unido. Las propuestas para su remodelación incluyen nuevos espacios verdes, escuelas, oficinas e instalaciones recreativas. 

Copenhague, Berlín, Madrid y Milán también se consideran “puntos calientes” para la realización de la ciudad de 15 minutos, al igual que Melbourne en Australia. ¿Y Valencia? También.

¿Realidad o Utopía?

Aunque el marco de “un cuarto de hora” parece conveniente y ecológicamente sólido, implica muchas limitaciones. El lockdown desafió la comprensión de las ciudades como lugares que brindan oportunidades al azar y encuentros espontáneos sobre los cuales se construyen redes de contacto interesantes (y vidas personales). ¿Es realista pensar en este desplazamiento de 15 minutos como una característica permanente y practicable? “No queremos obligar a la gente a quedarse en el barrio de 15 minutos”, dice Moreno. “No queremos recrear un pueblo. Queremos crear una mejor organización urbana ”.

Se trata de brindar a las personas la opción de satisfacer sus necesidades en 15 minutos a pie o en bicicleta; con Covid-19 lo hemos probado. No es que todo deba estar dentro de los 15 minutos y estamos atrapados en él, sino que se trata de que la gente no necesite utilizar el coche todos los días para su rutina diaria. No se trata de una limitación, sino una ampliación de opciones, y de  eliminar algunos de los desplazamientos innecesarios. 

Una mirada al futuro

La ciudad de 15 minutos significa volver a involucrar a las personas con sus áreas locales, fomentar el apego a su propia área de residencia y descentralizar la vida y los servicios de la ciudad. Contribuir a un planeta más sostenible reduciendo los desplazamientos masivos y la contaminación. Un futuro donde el modelo de trabajo flexible y los espacios coworking tienen un papel clave. Un futuro que en Valencia vemos cercano.

 

SHARE